Susana Rodríguez: “Mi deporte era ir a trabajar”

Susana Rodríguez precisaba un cambio. A súa vida transcorría entre a casa e o traballo, que alternaba co coidado das fillas. “Mi deporte era ir a trabajar”, admite. A vía de escape chegou a través das redes sociais. “Me habían recomendado los centros Máis que Auga y los empecé a seguir en Facebook. Me enteré de que estaba en marcha el programa Let’s be Active y, como estaba en casa mirando la tele, dije: venga, me voy a apuntar. Cuando me llegó el correo diciendo que me habían elegido no me lo creía. Y mi marido tampoco”, lembra.

Aínda non o sabía, pero a nova vida estaba cada vez máis cerca. “Mi marido creía que vendría la primera semana y que luego lo dejaría”, di. Pero non o deixou. Comezou a asistir ao centro de Barreiro cinco días por semana. Superou a primeira semana de adestramento, e logo chegou a segunda, a terceira e ata hoxe.

E xa é case unha experta. Asiste a clases de hipopresivos, zumba, aquagym, segue as pautas do servizo de nutrición e fai exercicios na sala fitness, sempre baixo a atenta mirada de Pablo Gestido, o seu técnico Máis que Auga. “Y lo que me queda por probar”, asegura.

En tres semanas de actividade, o cambio fíxose notar. Conta que, para ela, a actividade física xa non supón “ningún sacrificio”. “Ahora me veo más ágil, antes estaba muy tensa. Creo que, de alguna forma, necesitaba descargar. En casa, mi hija y yo ponemos vídeos y hacemos zumba, y eso es algo que antes nunca haría, y tampoco me cuesta ya subir las escaleras. A nivel físico, aunque todavía es pronto, ya noto cambios en las piernas”, di.

E os datos non menten. “Acabamos de facer a segunda medición da composición corporal e, nestas tres semanas, houbo cambios nos valores a positivo. Son cambios que van pouco a pouco, pero si que é certo que reduciu a porcentaxe de graxa e gañou masa muscular, o cal é moi positivo”, conta Pablo.

Pero, sobre todo, o cambio é mental. “Antes estaba más encerrada en mi día a día de casa. Hacer una actividad física me ayuda a olvidarme de los problemas y ahora estoy mucho mejor mentalmente. A nivel físico también me encuentro mejor, más ágil y más activa. Antes me costaba todo un mundo, y ahora estoy contando los minutos para salir por la puerta y venir aquí. Me apetece más hacer cosas y mi rutina es muy diferente, incluso en la alimentación. Introduzco muchas más verduras en la comida, e incluso inculco esos hábitos en mi casa”, explica.

O cambio foi para todos. E só acaba de comezar.