Contra el sedentarismo infantil, ejercicios para todos los gustos

Los pequeños de la casa ya no se mueven como antes. Para muchos, su rutina ya no está en la calle, jugando por los parques y caminos, sino delante de una pantalla. Los niños y niñas pasan gran parte del tiempo sentados: desde las horas de colegio por la mañana, hasta las tardes jugando con la videoconsola. Y, por eso, es importante animarlos a practicar actividades estimulantes de fitness Vigo que mejoren su nivel psicomotriz.

En Máis que Auga tenemos diferentes actividades que abarcan edades desde los 0 a los 7 años, para que no dejen de moverse. Se trata de wodfit, zumba, pilates, taekwondo, fit babies, o piscina. En cada una de ellas, los pequeños pueden potenciar sus habilidades particulares y salir de la rutina. “Al principio algunos no eran capaces ni de ponerse de cuclillas”, sinala Alejandro Pérez, técnico de sala finess Vigo en las instalaciones de Navia, quien ha sido testigo de los progresos de muchos de los pequeños a los que les dá clase.

Y salid del sedentarismo no les ha sido complicado. En actividades como wodfit trabajan por objetivos, de forma que los más pequeños desarrollan habilidades psicomotrices básicas mediante saltos, ejercicios de equilibrio o agilidad, para mejorar su fuerza y resistencia de forma pautada, acostumbrándose al movimiento mediante juegos, en los que los técnicos Máis que Auga respetan el ritmo de cada niño.

Los más mayores van un paso más allá y entrenan en la sala fitness Vigo, en muchas ocasiones al lado de sus padres y madres.

Con una rutina de trabajo adaptada, adquieren habilidades físicas que persiguen un rendimiento, haciendo incluso ejercicios de halterofilia sin carga. El trabajo en grupo y el objetivo de participar en diferentes pruebas les resulta de lo más motivador.

Actividades como zumba permiten que los pequeños hagan deporte casi sin enterarse, a través del baile y de los juegos de fitness Vigo, y en otras como el taekwondo trabajan por objetivos en función de las habilidades adquiridas. En el caso de pilates, los pequeños y pequeñas mejoran su nivel postural, y desarrollan una fuerza básica de una forma más disciplinada.

“Los niños y niñas que asisten a las clases han mejorado muchísimo. En mi clase ellos mismos dirigen su propio calentamiento y estiramiento. No se puede comparar al estado en el que llegaron aqí”, destaca Pérez. Y es que el deporte es necesario a todas las edades.