Yaiza Rodríguez: “los técnicos de Máis que Auga sacan lo mejor de ti”

Para esta viguesa de 32 años y trabajadora del servicio municipal de parques y jardines el deporte forma parte de su vida de siempre. Yaiza Rodríguez aprendió en su casa a probar de todo: “mi padre nos insistía siempre a mis hermanos que hiciéramos ejercicio. Nos metió de pequeños en atletismo, pero tanto daba si era subir a los árboles colgarse de los aparatos del parque infantil o jugar al fútbol”.

Usuaria de Navia “desde que empezó el centro”, fue desarrollando diversas actividades hasta que uno de los técnicos de Máis que Auga la convenció hace un año para probar con el tríatlon indoor. “Los técnicos son lo mejor que tiene el gimnasio: te hacen probar cosas nuevas y sacan lo mejor de cada una. Somos una gran familia”.

En este deporte, a diferencia del tríatlon convencional, las especialidades se realizan con aparatos ergómetros, es decir, máquinas que simulan el esquí, el remo o el ciclismo respectivamente. Las pruebas son de pura potencia y fuerza explosiva realizadas bien sumando vatios de esfuerzo o metros recorridos en un tiempo dado; bien en series de distancias que hay que recorrer en el menor tiempo posible.

“Hasta ahora competí en el campeonato autonómico y gané en mi categoría. Realmente en ese momento no había muchas competidoras pero, comparando mis tiempos con competidores nacionales, estoy entre las primeras”. Y ahora Yaiza acude a Madrid para participar en su primer campeonato de España, al máximo nivel, compitiendo en dos modalidades: la primera son 3 minutos en cada aparato y 1 minuto de descanso entre ellos para sumar el mayor número de vatios de esfuerzo posible. En el segundo caso son 300 metros del skier (ergómetro de ski), 3 kilómetros de bici y 700 metros de remo a recorrer en el menor tiempo posible.

A la hora de preferir especialidad en el tríatlon indoor, Yaiza no tiene dudas: “el peor es el remo, porque es al final de la prueba y llegas con lo que te queda”.

Su rutina de probarlo todo ha cambiado algo en los últimos meses, para dedicarse a preparar intensamente una prueba nacional. Con Máis que Auga dio el salto a los campeonatos más exigentes: siempre de la mano de los  técnicos.