Aroa Sío: “Con Máis que Auga entreno al máximo nivel”

Normal es tener un pasado de adolescente deportista, ser campenona gallega de 3.000 metros a los 17 años y ver diluirse ese pasado en una vida normal. Normal es decidir después dar un giro, volver a correr de nuevo: dejar la nicotina, recuperar las endorfinas. Normal es gozar de la naturaleza y del deporte, sumar las dos cosas y acabar haciendo carreras de trail por España y Portugal adelante.

Lo que ya no es tan normal es que Aroa Sío haya hechos en los dos últimos años suficiente competición y con tanto éxito como para estar ahora en esa élite que, entre patrocinios, apoyos y colaboración como la que le presta Máis que Auga, puede hacer deporte de alto nivel sin que le cueste un euro. “Máis que Auga me facilita un nivel de preparación esigente; con los patrocinadores cubro el equipamiento, la logística y los viajes”.

Su plan inmediato, la G2H, un ultra trail de 90 kilómetros y 6.000 metros de desniveles con salida y llegada en Beasain, en el País Vasco: “en los últimos dos años he hecho ya varias maratones, pero últimamente compito en ultras (carreras de 50 kilómetros o más)”. Finalmente, la carrera fue suspendida por la amenaza de fuertes tormentas en la zona y los atletas evacuados cuando Aroa marchaba en el grupo de cabeza en los primeros 20 kilómetros. La naturaleza imponiendo su ley.

En estos dos años de trail hay numerosos paisajes del norte de España, Canarias y Portugal, incluyendo la isla de Madeira. “La isla de Madeira me atonta: cambias continuamente de paisaje, pasas de una naturaleza tranquila a su versión más espectacular”.

Para este tipo de ejercicio de carreras esigentes, en terrenos irregulares, con desniveles acumulados de más de 5.000 metros, hace falta una buena preparación. Aroa entrena cada día en Máis que Auga para completar sus sesiones de activación o recuperación: “tres días cañeros, y tres suaves”.

El trail no es como el atletismo convencional: preparación, competición y esfuerzo y vuelta a casa. “Aquí pasas ocho o diez horas en medio del monte, sola o acompañada de otros participantes, y acabas creando muchas relaciones humanas”. La verdadera compensación para Aroa llega cuando corre, desconecta y recupera “esa memoria que el cuerpo retiene de tu pasado de deportista y que se activa de nuevo”. Y cuando mira alrededor y sólo encuentra paisaje y naturaleza.

Eso es el trail: un deporte para todos y todas aquellas que aman la naturaleza; donde las balizas que marcan el recorrido son el único elemento capaz de devolverte a la realidad; un circuito con zonas de paso obligadas que sirven de control para esta nueva tribu de deportistas, capaces de perderse en un monte por el placer de correr.